Historia del conde Dracula

Para iniciar hay que aclarar que El Conde Drácula no existió como tal. Lo cierto es que Bram Stoker se basó en Vlad Tepes III, príncipe de la región de Valaquia. Un guerrero sanguinario y despiadado que inspiró al director cinematográfico y cuyo padre era el Conde Dracul. Vlad Tepes es el Conde Drácula.

Así que ¿Qué hay de realidad y qué hay de ficción? Vlad, como hemos dicho era el príncipe de Valaquia, tuvo una infancia rodeada de muerte, asesinatos y tortura la cual mencionaremos más adelante.

Hace más de 540 años atrás, un 14 de diciembre de 1476, falleció en Transilvania este supuesto Conde Drácula. El sádico príncipe fue el personaje histórico, tan real como la vida misma, que sirvió de inspiración a Bram Stoker para crear al vampiro más famoso de todos los tiempos. Como parte inmortal del imaginario colectivo, el imborrable y terrorífico personaje de ficción ha permanecido vivo generación tras generación gracias a la literatura y el cine.

A diferencia del Drácula de Stoker, Vlad «El Empalador» no era un vampiro, aunque las evidencias sobre sus sanguinarios gustos y gestas hacen pensar que se acercaba bastante a un monstruo de carne y hueso. Este despiadado príncipe, se hizo famoso por hacer de la tortura su pasatiempo, ganándose el sobrenombre de «El Empalador» por su afición  a clavar a sus enemigos en estacas.

El origen del conde Drácula

Según los historiadores Raymond T. McNally y Radu Florescu, su padre, Vlad Dracul (de ahí lo de Drácula, que en rumano significa ‘demonio’), fue un príncipe rumano perteneciente a la Orden del Dragón, una fraternidad secreta de caballeros que tenía como objetivo proteger los intereses del catolicismo y luchar contra los turcos. Los miembros de esta orden llevaban una capa negra sobre una prenda roja en días señalados, motivo por el que Stoker, conocedor del contexto histórico y buen documentalista, eligió tal atuendo para su vampiro.

¿Por qué este principe fue tan cruel? En 1444, su padre se vio obligado a entregar a dos de sus tres hijos como rehenes : Vlad, de 13 años, y su hermano Radu, quienes fueron trasladados a Estambul por generales del imperio otomano. A su regreso a casa, el joven descubrió que su padre había muerto apaleado y que su hermano, el único que no fue capturado como rehén por los otomanos, había sido quemado y enterrado vivo. Como venganza, se convirtió en «El Empalador» sembrando el terror sobre el pueblo que traicionó a su familia:  Invitó a los boyardos a una cena de Pascua, pero el festín terminó en masacre.

El verdadero Drácula

Puede que Vlad no durmiera en un ataúd ni llegara a beber de la sangre de sus víctimas, pero se calcula que entre 1456 y 1462 mandó ejecutar a más de 60.000 personas, sembrando el terror entre cualquiera que conociera de sus hazañas.

Las historias de vampiros formaban parte del folklore rumano, puede que el autor tuviera acceso a un artículo de Emily Gerard sobre las supersticiones de Transilvania publicado en 1885, y sobre todo que, Stoker mezcló mitos y realidad documentada, dando nacimiento en 1887 al Drácula que ha llegado hasta la actualidad.

De no ser por Stoker y, por el séptimo arte, probablemente no conoceríamos la historia de Drácula, pero al menos, tras leer estas líneas habrás puesto remedio al desconocimiento generalizado sobre hombre de carne y hueso que le antecedió.

¿Conocías la verdadera historia de este famoso personaje de Halloween?

  • Encuentra las mejores opciones de disfraces aquí
  • Conoce el motivo por el cual las mujeres deben dormir más horas
  • Dale like a nuestra página en facebook
  • Suscríbete a nuestro canal de YouTube
  • Mira nuestros tableros e inspirate

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito

×
Back to Top