cuando las preocupaciones no te dejan dormir
88 / 100

En la actualidad gran parte del mundo está pasando en las noches por la problematica de cuando las preocupaciones no te dejan dormir. Cuando llega el agotamiento al cuerpo este está deseando irse a dormir, pero el cerebro es quien te mantiene despierto y no necesariamente por diversión.

El insomnio puede llegar a convertirse en un círculo vicioso. Entre peor pases la noche pensando en como tener un sueño tranquilo y pleno, más miedo tendrás de irte a dormir al no lograrlo y cada vez se volverá más difícil quedarte dormido.

Se le dan varias vueltas y aún más vueltas a un pensamiento eterno de suposiciones, miedos y lamentos. Al día siguiente vas a estar más inquieto aún si no logras dormir bien en la noche, y esto se agrega a las demás preocupaciones que no precisamente te ayudan a calmar la mente.

«Cada vez que alguien experimenta ansiedad, el sistema nervioso simpático se activa y en ese estado, nadie puede dormir», dice la neuropsicóloga Amy Serin, cofundadora y directora científica de The TouchPoint Solution, una empresa de tecnología especializada en salud. «Esta es la razón por la que muchas personas se acuestan noche tras noche con pensamientos incontrolables que invaden sus mentes, viendo las horas pasar».

La desesperación que surge por no estar durmiendo, cuando realmente se quiere dormir, pero simplemente no pasa, es el ítem más común en el insomnio. Por esto, dormir requiere que estés en calma y, desafortunadamente, tratar de evitar la ansiedad con «soluciones» para dormir (pensar positivamente, contar ovejas, contar hacia atrás) no siempre es efectivo, porque el cerebro sencillamente no apaga el interruptor del estrés.

Levantarte a leer o, aún peor, mirar noticias o redes sociales en el móvil, simplemente indica al cerebro que es hora de levantarse. Sin embargo, hay algunas cosas que puedes hacer en total oscuridad para ayudarte en situaciones así.

Cuando las preocupaciones no te dejan dormir

que hacer cuando las preocupaciones no te dejan dormir

Lo más cruel es que mientras más te preocupas, menos duermes y entre menos duermas, más te preocupas. «El insomnio puede ser uno de los resultados más devastadores de la ansiedad, ya que la falta de sueño contribuye directamente a un aumento de la ansiedad y otras alteraciones del estado de ánimo», dice Marissa Long, psicóloga clínica del sur de California. «Afortunadamente, una combinación efectiva de prácticas, cambios de comportamiento y, en ocasiones, medicamentos u otra ayuda fisiológica pueden hacer que el cuerpo vuelva a regularse».

La economía, el trabajo, los problemas familiares y discusiones son la causa más frecuente de ansiedad. Y aquí es donde entramos a otro círculo vicioso. No dormir afecta el rendimiento diario de cada uno. Nos vuelve más irritables, nos reduce el estado de alerta y nos hace más ansiosos. Y esa noche ya tampoco podrás dormir. A la mañana siguiente, regresamos al principio.

La mente se puede volver especialmente obsesiva por la noche. Esta sensación aumenta cuando la persona vive sola y tiene una sensación desagradable en medio de la oscuridad. Las preocupaciones pesan tanto en el interior de la conciencia que incluso, pueden causar problemas de descanso y de sueño.

Para la psicóloga diplomada en Clínica Psicoanalítica en la Universidad de Chile, Marta Luzoro, es importante, antes que todo, hacer una distinción entre las preocupaciones. “Están los pensamientos obsesivos, aquellos que por mucho que uno trata no puede dejar de pensar y que a veces son irracionales, y aquellas preocupaciones cotidianas diarias propias del ser humano que se relacionan con temas laborales, familiares o amorosos”, explica. En el primer caso, si es que estos entorpecen el desarrollo adaptativo del día a día y producen angustia o preocupación, podría tratarse de un Trastorno Obsesivo Compulsivo del pensamiento que debe ser atendido por especialistas, sin embargo, cuando son aquellas preocupaciones cotidianas, existen algunas técnicas para manejarlas.

En conclusión, las preocupaciones son el mayor factor de insomnio por estos días. Hay muchas maneras de tratarlo pero lo primero es restarle importancia a los pensamientos y el estrés a la hora de dormir, luego usar las prendas necesarias para tener comodidad y descanso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito

×
Back to Top