Cuidar el cuerpo

Todos queremos que nuestro cuerpo esté fuerte y sano durante el máximo tiempo posible. Para cuidar el cuerpo son muchas las actividades que puedes hacer. Aunque no existe algo certero que pueda combatir el paso del tiempo, hay varios hábitos que ayudan a retrasar al menos algunos de los efectos del paso de los años en el organismo. ¿Se te ocurre la mejor forma de conseguirlo?

Como pasa con cualquier máquina, el mantenimiento consecutivo y adecuado es la clave para que todo el sistema funcione de forma perfecta. Si quieres vivir más y de forma más plena y saludable, deberás cuidar cada una de las partes que compone tu cuerpo de forma constante. Considera los siguientes consejos como un manual que nunca nos dieron de cómo cuidar correctamente la maquinaria de tu cuerpo.

Cuidar el cuerpo

Cuidar dientes: Cepillarlos correctamente es muy importante y de sentido común. Otra cosa muy saludable que puedes hacer es comer fruta y verduras frescas para poder proteger tu sonrisa.

Proteger tus ojos y oídos: Aunque parezca poco creíble fumar repercute en la vista. De hecho, fumar duplica el riesgo de degeneración macular relacionada con la edad. Por otro lado el ácido omega-3 que se encuentran en el pescado, nos ayuda a proteger los tejidos sensibles a la luz de nuestras retinas.

Para los oídos evita la música fuerte. Para protegerlos de los efectos negativos que ocasiona él vivir rodeado de ruido, simplemente abre una botella de vino tinto y disfruta de una copa al día de este delicioso néctar. En un estudio publicado por The Journal Neurobiology of Aging, mostraron que los efectos de esta bebida ayuda con la pérdida auditiva relacionada con la edad.

Proteger el corazón: Pregunta a tu pareja si roncas al dormir. La apnea del sueño, caracterizada por violentos ronquidos y periodos de interrupción de la respiración, reduce el suministro de oxígeno a la sangre, lo que en teoría puede contribuir a la constricción de los vasos sanguíneos de los pulmones.

Fortalece la espalda: Los músculos de tu espalda son los encargados de soportar la carga de tu columna vertebral, así que manténlos fuertes y ejercitados. Realiza ejercicios físicos para fortalecer tu espalda y mantenerla en buena forma para así evitar posibles lesiones de espalda.

Cuida de tus pulmones: Respira más fácil comiendo más ajo. Un estudio chino afirma que las probabilidades de sufrir cáncer de pulmón disminuyen en un 44% en aquellas personas que consumen ajo crudo al menos dos veces por semana. La alicina que encontramos en el ajo, además de otros muchos componente, es la responsable de este drástico cambio.

Protege tu piel: Cuando alcanzamos los 30 años, nuestra piel comienza a ser más delgada debido a la pérdida de colágeno. Con el tiempo se desgasta y aparecen las odiadas arrugas. Afortunadamente, la vitamina C puede prevenir este proceso e incluso revertirlo, así que ya sabes, toma zumo de naranja para evitar la aparición de arrugas.

Cuidar tobillos y rodillas: Es importante que entrenemos nuestros tobillos para que sepan reaccionar ante los cambios bruscos producidos al caminar por un terreno inestable.

Realiza algunos paseos con un calzado fino o incluso con los pies descalzos para mejorar la respuesta de tus tobillos ante cualquier inestabilidad. Si tus pies y tobillos sienten inestabilidad, tu cuerpo tratará de recuperar el equilibrio.

Fortalece tus cartílagos realizando ejercicio al menos tres veces a la semana. Al comprimir y relajar los cartílagos durante el ejercicio hacemos que estos reciban nutrientes y se lubriquen correctamente.

El mismo movimiento que no te causa problemas a los 20 años te hará llorar a los 30 si no mantienes los cartílagos de tus rodillas en buen estado.

Tracto digestivo: Los productos fermentados contienen probióticos que poblarán tu intestino con bacterias saludables. La mejor forma de conseguir esto es variar la dieta en la que ingerimos este tipo de alimentos, como pueden ser el yogur, el kimchi o algunos suplementos probióticos.

Por último, no hay que olvidar que un cuerpo sano, es un cuerpo que puede alcanzar el bienestar, la estabilidad y la tranquilidad emocional, por eso te recomendamos complementar el ejercicio con actividades como el yoga para ayudar a tu mente.

@clover-night01

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito

×
Back to Top