dormir profundamente
86 / 100

Por qué puede que estés dando vueltas en la cama como nunca, y cómo puedes cambiarlo según investigaciones para que puedas dormir profundamente. Si tienes problemas para dormirte o para permanecer dormido, no estás solo. Muchas personas tienen dificultades para dormir, y eso es un problema porque el sueño tiene un papel esencial en tu salud, los niveles de energía y la habilidad para funcionar al máximo. La mayoría de los adultos necesitan siete u ocho horas de sueño por noche para sentirse bien descansados y con energía cada día.

Aquí en Clover te brindaremos varias pautas de higiene del sueño muy útiles. Están enfocadas sobre todo a conciliar mejor el sueño de forma natural, lo que se relaciona con un descanso más profundo y reparador.

dormir profundamentee

1. Practica ejercicio: El ejercicio es una de las medidas que forma parte de las técnicas de higiene del sueño. Practicar ejercicio mejora la salud, y además, puede hacer que duermas más profundamente. Una idea clave, en este sentido, es practicar cada día, a media tarde, alguna rutina de ejercicios.

Los ejercicios pueden variar de una persona a otra, según su estado físico y edad. Lo importante es establecer una rutina de ejercicio diaria que canse nuestro cuerpo y que facilite un sueño más reparador por la noche. Por otro lado, hay que destacar en este punto que el ejercicio no puede ser muy cercano a la hora de dormir (mejor que sea antes de las 20h), y que tampoco debe ser excesivamente intenso (porque una hiperactivación te dificultaría el sueño y el poder relajarte).

2. No tomes líquidos dos horas antes de acostarte: Muchas personas que presentan insomnio, o que no descansan bien, tienden a levantarse en repetidas ocasiones durante la noche; ya sea porque están desvelados y no quieren estar en la cama, o porque (y esta razón es mucho más frecuente) tienen que ir al baño.

Es por ello, que la segunda idea clave sobre cómo dormir profundamente que te proponemos es evitar el consumo de líquidos, como mínimo, dos horas antes de ir a la cama. Esto te ayudará a no tener tantas ganas de ir al baño, y evitará que te despejes por la noche.

3. Mantén tu habitación ventilada y con temperatura adecuada: Es una realidad, el hecho de que el calor puede inhibir el sueño. Es por ello que es recomendable que mantengas siempre la habitación ventilada, fresca y con una temperatura adecuada. Debes sentirte a gusto y tranquilo en ella, para que tu cuerpo se relaje y asocie estas condiciones ambientales al sueño, además de usar las pijamas adecuadas para mantener una temperatura corporal adecuada. Así, todo esto configura otra medida que puede facilitarte un buen descanso.

Sin titulo 2

4. Controla tu mente: Finalmente, otra pauta sobre cómo dormir profundamente tiene que ver con el control de tus pensamientos. Muchas personas, cuando se van a la cama, tienden a repasar sistemáticamente todo lo que han hecho durante el día, o todo lo que tienen que hacer el día de mañana.

También pueden estar pensando en preocupaciones pasadas, presentes y futuras, u otro tipo de pensamientos que sólo generan ansiedad e incomodidad, y que dificultan mucho la conciliación del sueño. En estos casos, debemos aprender a controlar nuestra mente (¡difícil tarea!), a través de la práctica de la siguiente técnica: simplemente, deja que tus pensamientos fluyan, no los reprimas pero tampoco te detengas en ellos ni les des vueltas.

Aquí también puedes aplicar, de forma complementaria, técnicas de respiración y visualización de imágenes agradables, para que te ayuden a conectar el foco en otra cosa y a relajarte.

Dormir profundamente

Si una persona necesita ocho horas de sueño a sus 30 años, todavía las necesita a los 70. Pero según la American Psychological Association, aproximadamente la mitad de adultos mayores reportan problemas de insomnio. Los trastornos del sueño se han relacionado con otras complicaciones de salud, como problemas cardiovasculares y depresión. Como resultado de una desafortunada combinación de cambios que ocurren a medida que nos hacemos mayores y los efectos secundarios de las complicaciones de salud que nos acosan más adelante en la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito

×
Back to Top